Samsung Galaxy S7 baja rendimiento tras 15 minutos al máximo

Cada año que pasa las especificaciones de hardware evolucionan a pasos agigantados, aunque ello no significa que las polémicas sobre su rendimiento general en los productos terminados estén ausentes. Por ejemplo en 2015 lo sufrió el Qualcomm Snapdragon 810 con sus problemas de sobrecalentamiento, mientras que ahora las miradas se colocan sobre el actual Exynos 8890.

Samsung-Exynos8

Según lo publicado por el medio especializado Nordichardware, se ha buscado comprobar si el procesador más importante que tiene Samsung para este año sufre algún problema de sobrecalentamiento. La conclusión es que el Exynos 8890, conformado por 4 núcleos Samsung Mongoose a 2.30 GHz y 4 Cortex-A53 a 1.60 GHz, da sus problemas al exigirlo al máximo.

Aunque con el anuncio del móvil se ha asociado un sistema refrigeración único para evitar estas cuestiones, en la práctica esta refrigeración líquida se queda bastante corta para evitar el denominado “throttling” en los actuales Samsung Galaxy S7 y su variante “Edge”.

Para quienes no saben de qué se trata el “throttling”, consiste en la desactivación de los núcleos o reducción de la velocidad de los mismos para reducir el consumo, y por lo tanto, las temperaturas y el rendimiento. En este caso, las pruebas realizadas con 3DMark Sling indican que tras 15 minutos de funcionamiento al máximo se reduce un 25% su rendimiento.

Samsung todavía no se ha expresado al respecto, aunque vale la pena aclarar que este tipo de benchmarks se basan en una exigencia importante sobre el dispositivo, por lo que no hay que preocuparse a no ser que se instalen videojuegos que exijan gráficamente al procesador para funcionar fluidamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *